Rellenar humedales aumenta las inundaciones.

Altos de Lavadié de Synergy Capitals, otro megaemprendimiento para edificar viviendas de lujo, basural por medio con el barrio de Amarras, se levanta cada día en Pueblo Belgrano drenando agua contaminada al Río Gualeguaychú y rellenando la zona inundable que conforma un humedal, irreemplazable por obra humana alguna, que absorbe las crecidas y protege al sector urbano.

Un humedal tiene capacidad de retener y contener agua, albergar biodiversidad, permite la existencia de un corredor biológico fundamental para el mundo animal y reduce riesgos de catástrofes climáticas. No es un lujo de conservación ecológica sino un ecosistema único que permite la supervivencia de nuestras ciudades costeras y resulta estratégico debido a que Gualeguaychú está edificada sobre el valle de un río y las áreas vacantes para afrontar crecidas son vitales en un contexto de cambio climático global (cambio del régimen y formas de precipitaciones, erosión, etc.).

La construcción en zonas de humedal, como el caso de Amarras y Altos de Lavadié, amplifica el riesgo de desastres, así lo demostró el estudio de la Universidad Nacional de La Plata 1. Con el agravante en cuanto a Amarras de haber sido clausurado por la justicia provincial que falló en su contra. Justamente quienes vamos a sufrir las consecuencias de las decisiones políticas inconsultas, nos enteramos por un diario porteño cuando Altos de Lavadié ya construyó los terraplenes que impiden el paso del agua y un canal que vuelca los líquidos del basural al río Gualeguaychú. Esto sumado a que el sistema de cloacas de Pueblo Belgrano ya está colapsado y no queda claro cómo se resolverá la presión creciente sobre los servicios ya insuficientes para la población actual. Existe acaso una evaluación de impacto ambiental realizada?

La Secretaría de Ambiente de la Provincia le traslada la responsabilidad a un municipio que ni siquiera tiene una dirección específica con lo cual esa zona queda liberada para el mercado.

La respuesta del presidente municipal de Pueblo Belgrano, vía teléfonica desde EEUU, fue una sucesión de descalificaciones hacia las y los vecinos que denunciamos, promesas laborales de improbable cumplimiento y consignas de progreso, sin análisis ni respaldo científico más que el afán de lucro de inversores especulativos que luego reclaman seguridad jurídica. Se nos extorsiona con la creación fantasiosa de puestos de trabajo, cualquier semejanza con Botnia, es una causalidad.

¿Son los barrios naúticos, reservados a una élite, una respuesta al problema habitacional para las familias de Pueblo Belgrano y Gualeguaychú que no tienen vivienda? O casas de lujo que permanecerán vacías en su mayoría, construidas como inversiones de capital contra todas las leyes vigentes?

Progreso que contamina e inunda, no es progreso. Existen alternativas. Es inaceptable que 470 casas suntuarias comprometan a más de 100 mil habitantes. El río tiene memoria, los pueblos también.

1-2016. UNLP. MODELACIÓN DEL RIO GUALEGUAYCHÚ. Estudio multidisciplinario relativo a los impactos hidrológicos y potencial riesgo socio ambiental en el área de influencia del emprendimiento Amarras del Gualeguaychú.

Contacto:

Maria Fernandez Benetti -1134712612