Pasaron un poco menos de 2 semanas desde que se posesionó el nuevo Congreso y ya se han radicado 2 proyectos de Ley que buscan prohibir el fracking en el país. “Los proyectos son muy similares. En mi caso va dirigido a acabar con la metodología de fracking. El otro va más allá y prohíbe la exploración y explotación de los yacimientos no convencionales”, dijo Juan Samy Merheg, senador que radicó uno de los proyectos de Ley y quien señaló que es posible que en las próximas semanas ambas propuestas se consoliden en una sola.

El proyecto de Merheg cuenta con 3 artículos, fue radicado la semana pasada y además de prohibir la utilización del fracturamiento hidráulico, más conocido como fracking, para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales en el territorio nacional, suspende las licencias de exploración y los planes pilotos que extraen hidrocarburos con esta tecnología.

Asimismo, establece que el Ministerio de Minas y Energía, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) no podrán suscribir contratos, expedir títulos mineros ni otorgar licencias ambientales para proyectos que necesiten fracking.

Por otro lado, la otra iniciativa legislativa que se presentó ayer y contó con el respaldo de más de 30 congresistas de diferentes partidos políticos y de la Alianza Colombia Libre de Fracking. Esta cuenta con 8 artículos y se propone prohibir la exploración y explotación de yacimientos no convencionales de hidrocarburos como una medida de protección del medio ambiente y de la salud. También para prevenir conflictos socioambientales asociados a estas actividades.

El proyecto también establece que no solo no se podrán otorgar contratos y licencias con la expedición de la Ley, sino que los que ya hayan sido suscritos no podrán ser renovados ni obtendrán prórrogas. Además, se impondrán sanciones a quienes incumplan lo dispuesto en la Ley.

Carlos Andrés Santiago, integrante de Alianza Colombia Libre de Fracking, señaló que no están en contra de explotar los yacimientos convencionales, en los que el país tiene potencial.

Vale la pena mencionar que el más reciente de los proyectos radicados incluye en uno de sus artículos que en un término improrrogable de 2 años, los ministerios de Minas y Ambiente, la ANH y la Anla deberán elaborar y presentar en el Congreso un informe sobre los impactos socioambientales, de salud y los pasivos ambientales que han causado las actividades de explotación y exploración de hidrocarburos en el país.

Igualmente, el proyecto incluye un artículo en el que se menciona que con el propósito de lograr los objetivos del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, las entidades previamente mencionadas deberán elaborar un plan para diversificar la matriz energética, promover las energías limpias y sustituir gradualmente el uso de combustibles fósiles en un plazo de 15 años desde que se expida la ley.

“Colombia debe apostar por las energías renovables, pero esto no puede derivar en cerrarle la puerta a los hidrocarburos y desaprovechar un gran potencial de recursos que necesita el país en forma inmediata, cuando hay experiencias que demuestran que este método de extracción cuenta con niveles de evolución que permiten utilizarlo sin poner en riesgo el ambiente o las comunidades y aportar al desarrollo del país”, señaló Germán Espinosa, presidente de Campetrol.

 

Fuente: La República